lunes, 16 de julio de 2012

Mucha es la mies y pocos los trabajadores.




Texto bíblico (Mt 9, 35-38)
“Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.

Reflexión
La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha. ¿Por qué nuestra oración? Porque como toda oración de petición, nos hace entrar y nos mantiene en la óptica de Dios. El apóstol que ora siempre será un apóstol que trabaja verdaderamente para Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada